Screenwriting Affair: Theme I

Tengo varios amigos y conocidos que me han compartido su pasión, su curiosidad y ganas de explorar el oficio de escribir guiones. Así que vendré periódicamente en contarles un poquito, de lo poquito que sé.

Empecemos por hablar de lo más importante de la historia: EL TEMA. O como le llaman en inglés: THEME.

Hay montones de libros allá afuera que hablan de estructura, de actos, secuencias, formato, softwares. Pero el tema tiene que ver más con algo que no se puede comprar ni descargar; el tema va de la mano con la sensibilidad de uno como artista y de la necesidad de decirle algo al mundo, o decir algo sobre el mundo.

El tema es para el guión, lo que la sal es para la comida.

Cuando se pone la cantidad de sal adecuada, no te das cuenta que la tiene, la comida simplemente sabe bien, está perfecta. Sin embargo, si no se tiene, se nota, está desabrida. Y si tiene de más, también se nota, está salada.

Si no sabemos cuál es el tema de nuestra película (o serie) tendremos escenas, personajes y diálogos contradictorios. Y si ya lo sabemos, debemos tener cuidado de no abusar de él o se caerá en lo preachy.

Bueno, Lucy, vale. ¿Qué es el tema?

El tema es el hilo conductor de tu historia, es el de qué trata realmente. Este define el inicio y final de tu película, o episodio/serie. Define las acciones y decisiones de los personajes. Define los diálogos. Define las escenas. O sea, todo. Piensa que es el corazón, es lo que le da vida a tu historia.

Al final de cuentas, la historia misma es sólo un pretexto para poder contar lo que realmente queremos decir.

Ejemplo sencillo:

Ratatouille

Película de Pixar ganadora del Oscar a Mejor Película Animada y además, por una muy buena razón, estuvo nominada a Mejor Guión. Muchos me dirán que trata de una rata que cocina. Sí, en superficie esa es la historia que los escritores eligieron para contar su tema. Si nos vamos más a fondo, veremos que trata de alguien que es diferente a los de su mundo; alguien con aspiraciones gigantes, sueños que nadie a su alrededor puede entender.

Entonces, ¿El tema de Ratatouille es sobre “los sueños”? Algo así.

Los temas no pueden ser simplemente “sueños”, “amor”, “perdón” o “venganza”, ¿qué sobre los sueños, el amor, el perdón, o la venganza es lo que queremos contar? El tema es un statement.

¿Será el tema de Ratatouille entonces “lucha por tus sueños”? Casi.

Hay una razón por la cual el personaje principal es una rata. Un animal que consideramos anti-higiénico, un animal que a la mayoría de la gente le produce asco o miedo. Una rata en una cloaca, no tiene nada de especial, es su lugar común, pero, ¡¿una rata en una cocina?!

La razón por la cuál esta rata quiere cocinar, tiene mucho más qué ver con el tema, y mucho menos con elegir un animal al azar para hacer una película animada. Si quisieran contar el tema de “lucha por tus sueños”, podrían haber elegido a un niño que quiere ser futbolista, o bueno, si nos vamos más a lo Pixar, a una ardilla que quiere ser cantante.

Pero eligieron una rata y la pusieron en un mundo en total contraste. Un restaurante. Un lugar completamente higiénico en donde la presencia de una rata causaría la clausura del lugar. Una rata no pertenece en un restaurante.

¿Por qué esta elección de los guionistas? Por el Tema.

Ratatouille casi te lo dice en cara por ser caricatura animada a través de un diálogo recurrente en el filme: “Cualquiera puede cocinar” slogan del Chef Gusteau. Después el crítico de comida Anton Ego en su review al final del filme dice algo así: “En el pasado, jamás oculté mi desdén por el famoso lema del Chef Gusteau cualquiera puede cocinar, pero al fin me doy cuenta de lo que quiso decir en realidad; no cualquiera puede convertirse en un gran artista, pero un gran artista, puede provenir de cualquier lado.”

El Tema de Ratatouille es: No importa de dónde seas, puedes lograr lo que tú quieras. 

Claro, la redacción del tema puede variar pero la esencia al final es la misma. Ratatouille te dice que si una rata puede cocinar, tú; humano, cuyo origen no es una alcantarilla, puedes lograr lo que te propongas.

Este por supuesto es un tema dulce para una película animada. Los temas no necesitan ser positivos –cof, cof, David Fincher–, puedes contar lo que tú quieras. Y no te preocupes por que la gente lo entienda o no, no tenemos que saberlo, tú tienes que saberlo para que tu historia esté en sintonía. De hecho el tema no es para la gente, es para tu obra, para que sea una buena. La gente no va al restaurante a decir qué tipo de sal y cuánta cantidad de ésta le pusiste. Sólo come y disfruta tu comida. Pero si le sirves la comida desabrida o salada, se va a quejar.

Ratatouille fue un ejemplo sencillo, veamos más. Asumo que todos aquí han visto Die Hard. Trata de un hombre cuya meta es salvar a los rehenes de un ataque terrorista en plena Navidad, ¿verdad?. Pues sí, su plot efectivamente trata de eso, pero el Tema de Die Hard es nada más y nada menos que: El amor todo lo puede. O, El amor es más fuerte que todo.

Wait, what?

Así es, pero no quiero aburrirlos así que dividí este artículo en dos. En la segunda parte les traeré más ejemplos –Die Hard incluido–, y veremos su tema y cómo es que éste afecta la película entera.

Hasta la próxima

7
1 Response

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *