Volvieron las palomas

Volvieron las palomas.

Volvió la magia, las alas fuertes, la luz de la luna acariciando la ventana.
Volvieron los sueños que nunca se fueron, de admirarse esas canas a los ochenta.
Volvió él, a decirle a ella que jamás se ha ido, que no se fue, que no se irá nunca.
Volvió a recordarle que dueña es de sus latidos, como siempre, y ahora más que nunca.

Volvieron las palomas.

Volvieron los cuervos a añadirle belleza a las noches.
Volvieron los te amo atravesando los mapas.
Volvió él, a contarle que sólo con ella las palabras familia y futuro suenan bien juntas.
Volvió para recordarle que le es eterno, que la lleva dentro, que nada va a arrancarla.

Volvieron las palomas.

Las ganas de volar, volvieron.
El amor en los tiempos de él y ella, volvió.
Volvió todo aquello que jamás se fue.
Lo que intentaron poner a dormir, despertó con furia.

Y como palomas, levantan el vuelo.
Y sin prisa, abren las alas primero.
Sin prisa, se encontrarán en su propio cielo.

Lo saben, la claridad ha vuelto.
"Estaremos bien" le dijo.
Lo saben. Sin prisa por acomodar todo de vuelta a su lugar.
Él y ella, van a admirarse las canas a los ochenta.

3

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *